30 nov. 2011

Me gusta lo que hace... Santiago Salvador


Y me gusta básicamente por esa cualidad para transformar el trasunto pictórico en una especie de código cercano a la idea de pictograma, esquematizando el sujeto figurativo (comúnmente figuras humanas reducidas a su esencialidad, privándolas de brazos o dejándolas en un busto) y repitiéndolo modularmente hasta desposeerlo de un significado identitario. Trabaja la composición en estado puro, mediante una declarada afección por cualidades rítmicas y estructuradas en gradaciones. Finalmente se consigue una especie de efecto coreográfico, muchas veces inscrito en la órbita del op-art.

Me gusta el estilo super-flat de los fondos, así como el método de trabajo, que adivino especialmente artesanal. Debe resultar una especie de mantra, como los dibujos de Juan Carlos Bracho, algo así como una herramienta para encontrar el silencio, y poder verter en él esta música cromática.




en el estudio, en plena sesión de trabajo.





Aquí pueden ver más obra suya.





.

5 nov. 2011

mi escritorio


Hoy me he llevado una grata sorpresa. Han añadido mi escritorio principal en una original base de datos de escritorios creativos: Desk, where creativity is born. Se muestran unas cuantas imágenes de mi flickr donde enseño las maravillosas tablitas de mi artista favorito, Guillermo Martín Bermejo, que están ahí siempre inspirándome. La web tiene muchísima gracia, y permite navegar de uno a otro escritorio con fluidez, concediéndole un sitio espléndido a los lugares de trabajo de los creativos. Desde aquí, muchas gracias.










La página en cuestión. 


Mi escritorio en la base de datos.









.

4 nov. 2011

microformato en Albareda 11



Albareda 11 es una suerte de espacio expositivo en Sevilla de esos que escasean: delicado, íntimo, de iniciativa particular y desasistido de las maquinaciones de las galerías de arte. Sus ángeles de la guarda son dos artistas afincados en Sevilla que tienen allí su estudio -Felipe Ortega Regalado y Sandra Carvalho- y facilitan el acceso con la puerta entreabierta.

Microformato, la exposición que ha tenido lugar este octubre y que me he perdido, ostenta la osadía de presentar a las piezas sin autoría, despojados de las etiquetas, las hojas de sala y las presentaciones onerosas. El leitmotiv, no sobresalir del A5. Tan enamorado como vivo del arte pequeño -escueto en dimensiones, grande de corazón-, sólo puedo lamentar no haber estado. 


















fotografías de Albareda 11.


Los de Albareda 11 tienen un blog.


Y qué decir de uno de los dos cerebros de Albareda; sus dibujos no son sino un blanco al que lanzar alguna vez mis dardos.












.