12 ene. 2012

rojo


Hay que prometerse mil veces eso de empezar, asir la vida; empuñarla como se empuña un lápiz rojo para vivificar un dibujo. Hoy, otra vez, me propongo empezar, empezar mil cosas.






Esta es una de las frescas pinturas de la familia Beerhorst.


Quienes, por cierto, son una gente rara y encantadora.






.